Diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente

¿Sabes cuánto duran los alimentos? ¿Conoces la diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente? Son dos etiquetas diferentes a las que hay que prestar atención. ¡Te contamos más!

Saber comprar

26 agosto 2020

Comparte


Los fabricantes deben incluir la fecha de caducidad en los productos perecederos y la de consumo preferente en los que no lo son tanto. Una se refiere a seguridad y otra a calidad.

Consumir preferentemente, ¿qué significa exactamente?

La fecha de consumo preferente se aplica a productos no perecederos e indica que, pasada dicha fecha, la calidad del producto ha podido reducirse en cuanto a sus propiedades o cualidades, o bien haberse visto alteradas las características organolépticas (olor, sabor, etc.). Rebasada dicha fecha, el producto podrá haber perdido alguna propiedad, pero continúa siendo seguro. Son legumbres, aceite, purés, cajas de leche, helados, encurtidos, quesos o latas de conservas. Se etiqueta con la indicación: ‘consumir preferentemente antes del’… (si se indica el día) o ‘consumir preferentemente antes del fin de o finales de’… (si solo se indica mes y año).


¿Y la fecha de caducidad?

La fecha de caducidad, por el contrario, indica hasta cuándo un alimento es seguro, siempre y cuando se haya conservado en las condiciones que marca el fabricante. A partir de esta fecha, el producto no debería ser ingerido, ya que podría causar daños a la salud de las personas. Suele tratarse de productos muy perecederos, como el pescado elaborado, carnes, pasteurizados (leche, yogur, cremas), pastelería o envasados al vacío. Se etiqueta con la indicación: ‘fecha de caducidad’ seguida de la fecha o de una referencia al lugar donde se indica la fecha en la etiqueta. Esta información debe completarse con una descripción de las condiciones de conservación del alimento.

Todo esto viene recogido en el Reglamento UE 1169/2011, que marca la normativa sobre el etiquetado a nivel de la Unión Europea.


¿Los alimentos caducados se pueden consumir?

Conservas, latas y botes de cristal

Son alimentos no perecederos y siempre llevan la fecha de consumo preferente. Desechar las latas o botes que tengan abombamientos o golpes porque pueden deberse a reacciones internas del producto y puede no ser seguro o producir roturas en el envase que propicien la alteración del alimento. 

- Mermelada: 12-36 meses

- Conservas, como atún: 48-60 meses

- Vegetales y setas: 48-60 meses

- Legumbres: 18 meses


Congelados 

La fecha que ponen en el envase es de consumo preferente. Poner especial cuidado con la rotura de la cadena de frío.

- Vegetales, elaborados y preparados (tipo croquetas o lasaña): hasta 24 meses


Legumbres secas y arroz blanco: 12-18 meses


Panadería 

Llevan fecha de consumo preferente.

- Panadería: el pan de cocción diaria no lleva fecha de caducidad. Productos de panadería se deben consumir 24 horas después de su fabricación.

- Repostería (congelada): 360-450 días


Refrigerados:

Hay que ser muy estrictos con su vida útil. 

- Huevos: 28 días, los huevos tienen fecha de consumo preferente, no caducidad. Su refrigeración es una recomendación de conservación para evitar fluctuaciones de temperatura.

- Verduras y setas: 4-21 días. Las hortalizas frescas, incluidas las patatas, que no hayan sido peladas o cortadas, no requieren indicar la fecha de duración mínima, a excepción de semillas germinantes y a productos similares, como los brotes de leguminosas.

- Carne y pavo al corte: 3-7 días

- Pescado y marisco elaborado: 1-2 días El pescado fresco no lleva fecha de caducidad y su duración depende del tipo de tratamiento que se someta (como una pasteurización que prolonga la vida útil del producto)

- Frutas: 4-80 días. Las frutas que no hayan sido peladas o cortadas no requieren indicar la fecha de duración mínima.


Productos fermentados

- Yogures: 35 días aproximadamente

- Encurtidos (aceitunas): 5 años

- Queso: los quesos frescos llevan fecha de caducidad. Algunos quesos curados, dependiendo de la curación, se pueden consumir hasta 180 días después de su envasado.