Recetas fresquitas con melón y sandía

Las frutas que más apetecen en verano son, sin duda, la sandía y el melón. Por eso, te traemos unas recetas muy fresquitas. ¡No te las pierdas!

Hoy comemos

Comparte

¿Qué mejor que saborear una rodaja de sandía o melón fresquita para contrarrestar el calor de estos días de verano? El melón y la sandía son frutas ligeras, saludables, riquísimas y perfectas para combatir las altas temperaturas durante las calurosas jornadas estivales. Sus sabores resultan de lo más apetecibles, combinan de maravilla entre ellas, con alimentos salados en ensaladas, con hojas de menta fresca y aliñadas con aceite y limón, con naranjas y berros o con apio finamente picado, cebollas y aceitunas.

Dado su elevado aporte de agua, resultan un potente hidratante y, por tanto, son dos opciones especialmente indicadas durante su temporada para las personas mayores, a quienes les cuesta tomar suficientes líquidos, y para los más pequeños, que pueden deshidratarse fácilmente. Además, la suave textura de su pulpa hace que sean de fácil masticación.


Las preguntas que muchas veces nos hacemos al verlos es: ¿estará maduro?, ¿será dulce? Aquí te dejamos algunas sugerencias para recordar a la hora de elegirlos:

  • Duros al tacto: la falta de firmeza indica que están pasados o que han sufrido daños.
  • Sin grietas: descarta los que tengan defectos, pero sin obsesionarte. Una manchita más clara no es mal síntoma: el fruto puede estar maduro, pero esa es la zona que reposaba sobre la tierra durante el cultivo.
  • El toquecito y la presión: la sandía se golpea levemente y si está en su punto sonará a hueco. El melón se aprieta por sus extremos: si está en su punto la base cederá ligeramente y el otro extremo (el pedúnculo) se abombará un poco.
  • Aroma de fruta madura: la zona del pedúnculo debe oler a fresco.
  • Color moderado: los melones con un color verde intenso aún no están en su punto, aunque en la sandía hay más matices.

Una vez en casa, para conservarlos, en el caso del melón elimina los dos extremos (en la sandía no hace falta) y aparta las semillas. Lo que sobre guárdalo en la zona menos fría de la nevera, bien tapado para que no coja olores.

Batido especiado de melón y piña

Ingredientes (1 persona):

1 bolsita de té de canela, cardamomo y jengibre

150 ml de agua hirviendo

115 g de meló

115 g de piña pelada y sin corazón

Cubitos de hielo


Preparación

  • Coloca la bolsita de té en una taza, echa el agua hirviendo y deja que se infusione durante 5 minutos. Retira la bolsita y deja enfriar.
  • Retira la piel y las pepitas al melón y córtalo en trozos. Licua el melón y la piña en una licuadora hasta obtener una textura suave. Pasa el zumo por un colador para que quede sin pulpa.
  • Agrega al batido 3 cucharadas de té frío, viértelo todo en un vaso lleno de cubitos de hielo y sírvelo inmediatamente.

Energía

116,2 Kcal

Proteínas

0,76 g

Grasas

0 g

Azúcares

28,29 g

HDC

28,29 g

SAT

0 g

MONO

0 g

POLI

0 g

Colesterol

0 g

Fibra

1,73 g


Ensalada de melón, arroz integral y sésamo

Ingredientes (2 personas)

140 g de arroz integral

150 g de pimiento verde italiano

150 g de melón u otra fruta de temporada

50 g de tomate cherry

5 g de semillas de sésamo

20 ml de aceite de oliva virgen extra

5 ml de vinagre de Módena

Sal en escamas al gusto


Preparación

  • Cuece el arroz. El arroz integral requiere más tiempo de cocción y, en consecuencia, más agua, así que ten cuidado de que no quede duro. Déjalo enfriar.
  • Corta el pimiento en cubos muy pequeños y, de igual manera, el melón. Parte los tomatitos por la mitad. En un recipiente, coloca la ración de arroz para una persona, agrega el pimiento y el melón. Por último, espolvorea con semillas de sésamo y escamas de sal. Aliña con aceite y vinagre balsámico.


Energía

360 Kcal

Proteínas

6,7 g

Grasas

11,2 g

Azúcares

6,61 g

HDC

57,15 g

SAT

1,98 g

MONO

7,42 g

POLI

1,6 g

Colesterol

0 g

Fibra

3,5 g


Polos de sandía, kiwi y coco

Ingredientes (4-6 unidades)

400 g de sandía limpia

80 g de coco fresco

140 g de kiwi

5 ml de zumo de lima


Preparación

  • Corta la sandía en trozos y lícuala. Rellena los moldes hasta las 3/4 partes con sandía licuada y llévalos al congelador durante 3 o 4 horas. Luego, coloca alrededor el coco fresco, previamente licuado, y de nuevo al congelador.
  • Para terminar, completa con un batido de kiwi y lima y déjalo congelar otras 3 horas.


Energía

75 Kcal

Proteínas

1 g

Grasas

5,2 g

Azúcares

6 g

HDC

g

SAT

4,33 g

MONO

0,34 g

POLI

0,09 g

Colesterol

g

Fibra

2,3 g